Plan de movilidad y Seguridad vial: Fases

MoviCETRAA

¿Qué es?

El Plan de Movilidad y Seguridad Vial es una herramienta que permite gestionar el conjunto de actuaciones que la empresa planifica y desarrolla en relación a la Movilidad y Seguridad Vial en el ámbito laboral.

¿Para qué sirve?

  • Racionalizar el empleo de los medios de locomoción y transporte dentro del ámbito laboral.
  • Analizar todas las variables que intervienen en Seguridad Vial y planificar soluciones tendentes a mejorar su gestión.

¿Cómo se desarrolla?

Fase 0: Etapa Preliminar

COMPROMISO DE LA DIRECCIÓN

La implicación y compromiso de la Dirección requiere el convencimiento de la misma por la reducción de la siniestralidad laboral vial facilitando, con su apoyo, la implantación y la verificación del Plan de Movilidad y Seguridad Vial. Una de las vías que permitirá mostrar este compromiso será el establecimiento de una Política de Movilidad, pudiendo integrarse esta en la Política de Prevención de Riesgos Laborales de la empresa. La Política de Movilidad establece los objetivos y principios preventivos, asumidos por la Dirección, en materia de Seguridad Vial.

ASIGNACIÓN DE FUNCIONES Y RESPONSABILIDADES

Será la Dirección la responsable de designar a los trabajadores que intervendrán de manera directa en la elaboración e implantación del Plan.

SENSIBILIZACIÓN A TODA LA PLANTILLA

Será preciso informar y sensibilizar a todos los trabajadores de la empresa acerca de los objetivos del Plan, fases que lo integran, acciones a desarrollar, etc., pero sobre todo será fundamental que conozcan qué papel juegan, y la importancia del mismo en todo el proceso. Se pueden emplear para ello los siguientes medios: tablones informativos, charlas, correo electrónico, carteles, etc.

Fase 1: Diagnóstico

Para llevar a cabo esta fase recomendamos la utilización de la Herramienta de Diagnóstico de Movilidad en la Empresa

ANÁLISIS GENERAL DE LA EMPRESA

Resulta necesario recopilar información detallada acerca de:

  • Tamaño de la plantilla.
  • Sector de actividad.
  • Actividades desarrolladas.
  • Necesidad, por parte de los empleados, de utilizar el vehículo dentro de la jornada laboral.
  • La forma en la que se realizan los desplazamientos in itinere.

ESTUDIO DE MOVILIDAD EN LA EMPRESA

Este estudio afecta tanto a los desplazamientos in itinere como a los que tienen lugar dentro de la jornada de trabajo, y deberá comprender, al menos, los siguientes aspectos:

In itinereDurante la jornada laboral
  • Medios de transporte empleados.
  • Itinerarios y distancias recorridas.
  • Comportamiento del trabajador como conductor (uso del cinturón de seguridad, consumo de alcohol, etc.).
  • Medios de transporte empleados.
  • Itinerarios, distancias recorridas y tiempos.
  • Causa del desplazamiento.
  • Mantenimiento, si se trata del propio vehículo del trabajador.

ANÁLISIS DE LA SINIESTRALIDAD VIAL LABORAL

Será necesario recabar información acerca de los accidentes laborales viales que han tenido lugar en la empresa, la gravedad de estos y los factores desencadenantes del siniestro. Además, con el objetivo de poder llevar a cabo una evaluación periódica de la eficacia del Plan implantado, será preciso establecer un sistema de indicadores basado en los datos de siniestralidad vial registrados.

ESTUDIO DE LAS CONDICIONES REALES DE CONDUCCIÓN

El estudio de las condiciones reales de conducción permitirá conocer qué factores influyen en la exposición de los trabajadores al riesgo de sufrir un accidente de tráfico y cómo actúan estos factores.

EVALUACIÓN DE LA RELACIÓN ENTRE LA GESTIÓN DE LOS DESPLAZAMIENTOS POR PARTE DE LA ORGANIZACIÓN Y LA SINIESTRALIDAD VIAL LABORAL

A partir de la información obtenida en el estudio de las condiciones reales de conducción, se trata de analizar sobre qué aspectos organizativos se puede intervenir para mejorar las condiciones de Seguridad Vial en la empresa:

  • Itinerarios
  • Medios de transporte
  • Tiempos
  • Comunicación durante la conducción (uso de teléfonos móviles u otros dispositivos de comunicación).

Fase 2: Evaluación de Riesgos

EVALUACIÓN DEL NIVEL DE EXPOSICIÓN AL RIESGO

A partir de los datos obtenidos en la fase 1, y de cara al diseño de acciones más efectivas, resulta necesario llevar a cabo una evaluación del nivel de exposición al riesgo de accidente de tráfico en función de las actividades/tareas desarrolladas por los trabajadores.

  1. METODO PARA LA ASIGNACIÓN DE RIESGOS

    1. 1. Partir de los colectivos de trabajadores identificados (trabajadores que permanecen en el taller durante la jornada, responsables de área, comerciales, trabajadores qeu realizan desplazamientos durante la jornada, etc.)

      1. 2. Para cada colectivo, definir un nivel de exposición a que ocurra un accidente (bajo, medio o algo riesgo) en base a las conductas y condiciones reales de conducción identificadas

        1. 3. Asignar un nivel de riesgo (bajo, medio o alto riesgo) de que suceda un accidente para cada uno de los elementos de entorno y de la empresa susceptible de causar un accidente colectivo estutidado.

          1. 4. Efectuarl la media de exposición al riesgo colectivo, tanto la derivada de las conducatas y condiciones reales de conducción, como las derivadas de la empresa y su entorno.

DETERMINACIÓN DE LOS COLECTIVOS DE ACTUACIÓN PRIORITARIOS

Con la salvedad de las particularidades de cada organización, resulta evidente que los colectivos con mayor exposición al riesgo serán aquellos que utilizan el vehículo con mayor asiduidad con motivo del trabajo. A pesar de ello, las estadísticas muestran que el accidente más frecuente no es el accidente en misión, sino el accidente in itinere, por lo que será necesario desarrollar actuaciones dirigidas a todo el personal de la empresa, y hacer especial hincapié en las acciones dirigidas al personal que se desplaza durante la jornada laboral con mayor frecuencia.

Fase 3: Desarrollo del Plan

DEFINICIÓN DE OBJETIVOS

A partir de la información obtenida en las fases 1 y 2 habrá que establecer cuáles son los objetivos específicos que se persiguen con la implementación del Plan, considerando que el objetivo principal de cualquier empresa sea, evidentemente, reducir el número de accidentes laborales de tráfico.

EJEMPLOS DE OBJETIVOS ESPECÍFICOS DEL PLAN DE MOVILIDAD Y SEGURIDAD VIAL

  • Mejorar la seguridad en los desplazamientos in itinere.
  • Mejorar la seguridad en los desplazamientos en misión.
  • Fomentar el uso del transporte público entre los trabajadores.
  • Mejorar las infraestructuras de acceso a los centros de trabajo.
  • Mejorar la seguridad tanto de la flota de vehículos de la empresa como la de los vehículos particulares de los trabajadores.
  • Crear una cultura de empresa que fomente la conducción segura y eficiente.

Con el propósito de determinar el grado de cumplimiento de los objetivos fijados, para el periodo de tiempo marcado, se deberán definir los correspondientes indicadores, los cuales no serán más que una expresión cuantitativa y objetivamente verificable de los resultados alcanzados con la puesta en marcha del Plan.

EJEMPLOS DE INDICADORES DE DESEMPEÑO DEL PLAN DE SEGURIDAD VIAL

(deberán de asociarse a cada uno de los objetivos específicos planteados)

  • Número de trabajadores formados.
  • Número de accidentes de tráfico laboral.
  • Kilómetros recorridos en transporte público.
  • Números de vehículos con sistema de manos libres instalado.
  • Número de trabajadores que comparten vehículo.

DETERMINACIÓN DE LAS ACCIONES A LLEVAR A CABO

Se deben definir las acciones que conformarán el Plan de Movilidad y Seguridad Vial en función de los resultados de la evaluación de riesgos, los objetivos planteados y de los recursos, humanos y materiales, disponibles. En primer lugar, deberá valorarse la posibilidad de eliminar los riesgos identificados y para aquellos que no sea posible, se definirán las actuaciones tendentes a controlarlos y minimizarlos. Estas acciones podrán tener enfoques diferentes, en función del factor de riesgo sobre el que se quiera actuar:

  1. PLAN DE MOVILIDAD DE SEGURIDAD VIAL

    1. Acciones sobre el factor humano

      1. Formación

      2. Sensibilización

    2. Acciones sobre el factor vehículo

    3. Acciones sobre el factor vía y el entorno

    4. Acciones sobre los aspectos organizativos

Definidas las acciones, resulta necesario establecer prioridades y determinar cuáles de estas se van a llevar a cabo en primer lugar.

MECANISMOS DE APOYO PARA LA IMPLANTACIÓN DEL PLAN

Algunos de los instrumentos que pueden servir como ayuda a la implementación del Plan de Movilidad y Seguridad Vial son:

  • Crear alianzas entre empresas que se encuentren en el mismo polígono industrial, compartan instalaciones o que, por ejemplo, presenten una problemática similar en cuanto a la Seguridad Vial.
  • Aprovechar actuaciones, de otra índole, que se vayan a desarrollar en la empresa.
  • Participar en programas y/o campañas de Seguridad Vial promovidos por otras entidades públicas o privadas.

Fase 4: Implantación

PLANIFICACIÓN DE ACTIVIDADES

La puesta en marcha de las actividades definidas en la fase 3 requiere de una planificación previa en la cual deberán considerarse las siguientes cuestiones:

  1. PLANIFICACIÓN

    1. Funciones y resposabilidades

    2. Temporalización de actividades

De igual modo, resulta de suma importancia a la hora de llevar a cabo la implantación que, para cada una de las acciones a desarrollar, queden perfectamente definidas las siguientes cuestiones:

  • Objetivo
  • Actividades a desarrollar
  • Personal implicado
  • Plazo de ejecución
  • Coste estimado
  • Indicadores de desempeño

COMUNICACIÓN DEL PLAN A TODA LA ORGANIZACIÓN

Para lograr la implantación exitosa del Plan de Movilidad y Seguridad Vial resulta absolutamente necesario que toda la empresa se implique y participe en este. Una vez que se haya llevado a cabo la planificación de las acciones a desarrollar, es muy importante que se comuniquen a toda la plantilla, utilizando para ello los medios de que disponga la organización: correo interno, paneles informativos, página web, boletines, intranet, etc.

Fase 5: Seguimiento y Evaluación

ANÁLISIS Y EVALUACIÓN DE LOS INDICADORES

El seguimiento del Plan mediante el análisis de los indicadores definidos en la fase 3, permitirá comprobar si las acciones llevadas a cabo son las programadas y si el ritmo de ejecución se adapta a lo previsto.

Los resultados intermedios de avance del desarrollo que muestran los indicadores permitirán prever si se alcanzarán los objetivos planteados, o si, por el contrario, es necesario el establecimiento de nuevas acciones o la revisión de las ya adoptadas si estas no se están desarrollando según lo previsto o no estuvieran resultando eficaces.

REVISIÓN Y AJUSTE DEL PLAN

Si tras el análisis de los indicadores se observa que no se ha logrado el cumplimiento de los objetivos planteados, será necesario definir propuestas de mejora y acciones correctivas que permitan alcanzar dichos objetivos, o bien, si inicialmente hemos sido demasiado ambiciosos a la hora de planificar el Plan, reformular los objetivos de acuerdo con las posibilidades reales de consecución.

En este punto sería interesante contar, nuevamente, con la participación de la plantilla con el objeto de que puedan exponer y valorar las dificultades encontradas a la hora de poner en marcha las acciones integrantes del Plan o sus discrepancias con el mismo.