Consumo de alcohol, medicamentos y/o drogas

Consumo de alcohol, medicamentos y/o drogas

Consumo de alcohol

Cuando una persona se encuentra bajo los efectos del alcohol, aparecen una serie de sensaciones que pueden poner en peligro la seguridad, tanto del propio conductor, como de los demás vehículos que circulan por la vía. 

Aumentan las distracciones, y la capacidad de percepción y el campo visual se reducen. No se aprecia la velocidad real a la que se conduce, y las distancias se pueden ver alteradas, al igual que la trayectoria. Las infracciones, en general, aumentan, así como las salidas de vías, adelantamientos y maniobras inadecuadas, etc.

Otro de los efectos del alcohol es que reduce la capacidad de reacción y aumenta la somnolencia, por lo que el tiempo que tarda en reaccionar un conductor ante cualquier situación anómala aumenta, se produce una descoordinación motora, y en consecuencia aumenta la probabilidad de que se materialice un accidente.

Para evaluar el nivel de alcohol en las personas se utiliza la tasa de alcoholemia.

Tasa de alcoholemia

Representa el volumen de alcohol que hay en la sangre, medido en gramos de alcohol por cada litro de sangre (g/l), y se equipara con la cantidad de alcohol por litro de aire espirado, medido en mg/l.

En nuestro país, las tasas de alcohol en sangre y por litro de aire expirado son las siguientes:

TIPO DE CONDUCTOR TASA EN SANGRE TASA EN AIRE EXPIRADO
Conductores en general 0,50 g/l 0,25 mg/l
Conductores noveles y profesionales 0,30 g/l 0,15 mg/l

Fuente: Dirección General de Tráfico

En la siguiente tabla se muestran los principales efectos del alcohol, según la tasa de alcoholemia por litro de aire espirado, y el riesgo que entrañan:

ALCOHOLEMIA (mg/l) EFECTOS RIESGO MULTIPLICADO POR
0,15 Disminución de reflejos 1,2
0,20 Falsa apreciación de las distancias 1,5
0,30 Subestimación de la velocidad. Trastornos motores. Euforia 2
0,50 Aumento del tiempo de respuesta 3
0,80 Trastorno general del comportamiento 4,5
1,20 Cansancio, fatiga y pérdida de agudeza visual 9
1,50 Embriaguez notoria 16

Fuente: Dirección General de Tráfico

Medicamentos y drogas

Las drogas y los medicamentos, al igual que el alcohol, producen en los individuos estados y sensaciones que pueden afectar muy negativamente a la conducción.

  • Aumenta el tiempo de reacción.
  • Dependiendo del tipo de sustancia, aparece la fatiga y el sueño, o sensaciones de inquietud y nerviosismo.
  • Los movimientos se vuelven torpes y lentos.
  • Disminuye la concentración.
  • Aumento de las distracciones.
  • Alteraciones de los sentidos.

Si se toman medicamentos, es importante leer su prospecto para conocer los efectos secundarios que pueden producir, y nunca deben mezclarse con otras sustancias.

En relación con las drogas, no debe conducirse bajo los efectos de las mismas, ni combinadas con alcohol, ya que pueden poner en peligro la seguridad de todas aquellas personas que circulan por las carreteras.

Deja un comentario